PADRE NUESTRO en Arameo

[Escucha el audio y lee el texto transliterado al español]


El Padrenuestro en arameo es una de las pocas oraciones que existen, tal vez la única, que pueden rezar juntos un judío, un cristiano y un musulmán. Un judío puede rezar el Padrenuestro en arameo porque Jesús era un buen judío, y porque los judíos han hablado arameo durante siglos. Un musulmán puede rezar el Padrenuestro en arameo porque los musulmanes defienden que Jesús es musulmán, que predicó el Islam y que en el Evangelio hay guía y luz para los que lo siguen. Y, a mayor razón por el legado que él mismo Divino Maestro nos enseñó, un cristiano puede rezar el Padrenuestro, más aún si se le pide que lo haga en el idioma de Jesús.

Así pues, recemos:

Abbun debashmaia
Netkadesh eshmoj
Teite malkutaj
Nejuei sevianaj aikana
Debashmaia af ba-arja
Jav-lan lajma teesunkanan iagmana
Washpocklan jaubein wajtagein
Aikana daf jenan shoaken oljaiaben
Wela tajlan letnesiuna
Ela patsan men bisha
Metul delaje malkuta
Wajela wateshpurjta
Laj-lam almin
Aamein

El problema está en saber qué hemos dicho. Porque el Padrenuestro, la oración que los cristianos se enorgullecen de haber aprendido de labios de Jesús, no dice lo mismo si se traduce del latín, del griego o del arameo. Dependiendo del idioma en que lo transmitamos se piden unas cosas a Dios, o se piden otras; dependiendo del idioma, es la oración que emergió del interior de Jesús para honrar al Padre Eterno, y que es de parte del diálogo entre un hijo y un Padre, que resulta fácil de aprender a la gente sencilla (pescadores, campesinos, mercaderes…) de la Galilea del siglo I, o para una clase media burguesa más o menos formada religiosamente a partir de categorías abstractas grecolatinas.

Una traducción literal de lo que hemos dicho en arameo sería:

Padre nuestro de los cielos,
sea consagrado tu Nombre.
Viene tu Reino:
se cumple tu deseo,
tanto en los cielos como en la tierra.
Danos diariamente el pan de nuestra necesidad,
y líbranos de nuestras deudas,
así como también nosotros liberamos a nuestros deudores.
Y no nos traigas enfermedad,
sino ponnos a salvo de lo dañino.
Porque tuyo es el Reino,
y la Fuerza y la Gloria,
por los siglos de los siglos.

En el Padrenuestro en su versión oficial pedimos a Dios que nos perdone nuestros pecados u ofensas, así como nosotros se las perdonamos a otros, pero en arameo lo que se pide a Dios es que nos libre de las deudas, de las hipotecas, así como nosotros liberamos de sus compromisos a los que nos deben dinero, literalmente, a los que están a merced nuestra. [ḥawbā: deuda económica]. 

En el Padrenuestro en su versión oficial pedimos a Dios que no nos deje caer en tentación, pero en arameo lo que se pide a Dios es que no nos ponga a prueba, que no nos traiga enfermedades. [nesyūnā: enfermedad, prueba, dificultad]. En el Padrenuestro en su versión oficial pedimos a Dios que nos libre del Mal (en algunas versiones, incluso, del Maligno), pero en arameo lo que se pide a Dios es que nos evite daños y sufrimientos [bīshā: lo dañino, lo triste, lo que nos debilita].

He allí por qué darnos la oportunidad de aprenderlo a rezar en la misma lengua de Nuestro Amado Señor Jesucristo.

Escucha cómo se pronuncia y descárgalo en tu teléfono 👇

padre nuestro en arameo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.