12 mediodía del 8 Dic | HORA DE GRACIA: Qué es y qué se hace

«Esta será mi Hora de Gracia”

El día 8 de diciembre de 1947, en la Iglesia de Montichiari, ante una gran multitud, la Virgen apareció sonriente y, dijo: «¡Yo soy la Inmaculada Concepción! «Yo soy María de la Gracia, esto es, la llena de gracia, Madre de mi divino Hijo Jesucristo». 

«Por mi venida a Montichiari deseo ser invocada y venerada como Rosa Mística«.
“Deseo que cada año, el 8 de Diciembre al mediodía, se celebre la hora de gracia para todo el mundo; mediante esta devoción se alcanzarán numerosas gracias para el alma y para el cuerpo. Nuestro Señor, mi divino Hijo Jesús, enviará su desbordante misericordia si los buenos oran por sus hermanos pecadores.
La Hora de Gracia producirá grandes y numerosas conversiones. Los corazones fríos y endurecidos, serán tocados por la gracia divina, y se volverán a nuestro Señor en amor fiel”. 

La Beata Pierina le preguntó cómo habría de prepararse para esta Hora de Gracia, a lo cual la Santísima Virgen le respondió:

“Con oración y penitencia. Reza el salmo 51 tres veces, con los brazos extendidos. Durante la Hora de Gracia, muchas gracias espirituales serán concedidas. Los pecadores con los corazones más endurecidos, Serán tocados por la gracia de Dios”.

La Santísima Virgen prometió que lo que fuera que una persona le pidiera durante la Hora de Gracia, (aún en casos imposibles) le sería concedido, si la petición estaba de acuerdo con la voluntad del Padre Eterno.

SALMO 51

Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa compasión borra mi culpa; lava del todo mi delito, limpia mi pecado. 

Pues yo reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado:

Contra ti,  contra ti solo pequé. Cometí la maldad que aborreces.

En la sentencia tendrás razón, en el juicio resultarás inocente. 

Mira, en la culpa nací, pecador me concibió mi madre.

Te gusta un corazón sincero, y en mi interior me inculcas sabiduría.

Rocíame con el hisopo: quedaré limpio; lávame: quedaré más blanco que la nieve.

Hazme oír el gozo y la alegría, que se alegren los huesos quebrantados.

Aparta de mi pecado tu vista, borra en mí toda culpa.

Oh Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme;

No me arrojes lejos de tu rostro, no me quites tu santo espíritu.

Devuélveme la alegría de tu salvación, afiánzame con espíritu generoso:

Enseñaré a los malvados tus caminos, los pecadores volverán a ti.

Líbrame de la sangre, oh Dios, Dios, Salvador mío, y cantará mi lengua tu justicia.

Señor, me abrirás los labios, y mi boca proclamará tu alabanza.

Los sacrificios no te satisfacen: si te ofreciera un holocausto, no lo querrías.

Mi sacrificio es un espíritu quebrantado; un corazón quebrantado y humillado, tú no lo desprecias.

Señor, por tu bondad, favorece a Sión, reconstruye las murallas de Jerusalén:
Entonces aceptarás los sacrificios rituales, ofrendas y holocaustos, sobre tu altar se inmolarán novillos.

Se realizan los 20 misterios del Rosario y todas aquellas devociones para consolar al Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María, les podemos ofrecer algunas de ellas:

*Ofrecimiento de Vida*

_(Sor Mª Natalia Magdolna, Hungría 1901-1992)_

_Mi Amado Jesús:_

Delante de las Personas de la Santísima Trinidad, delante de Nuestra Madre

del Cielo y de toda la Corte Celestial, ofrezco, según las intenciones de Tu

Corazón Eucarístico y las del Inmaculado Corazón de María Santísima: Toda

mi vida, todas mis santas Misas, Comuniones, buenas obras, sacrificios y

sufrimientos, uniéndolos a los Méritos de Tu Santísima Sangre y a Tu Muerte

de Cruz: Para adorar a la Gloriosa Santísima Trinidad. Para ofrecerle

reparación por nuestras ofensas. Por la unión de nuestra Santa Madre, la

Iglesia; por nuestros Sacerdotes; por las buenas vocaciones Sacerdotales y

por todas las almas hasta el fin del mundo. Recibe, Jesús mío, mi

Ofrecimiento de Vida y concédeme la Gracia para perseverar en él fielmente

hasta el fin de mi vida. Amén.

Dijo la Santísima Virgen: “En el corazón de muchas madres arde el dolor, se

les oprime el corazón por el estado espiritual de sus hijos, por su conducta

inmoral, por el destino de sus vidas más allá de la muerte. Por amor hacia

ellas, movida de compasión, alcancé con Mis Ruegos las Cinco Promesas.

¡Qué se consuelen, que ofrezcan con una entrega total todos los sucesos de

su vida!”

*Promesas de la Santísima Virgen María a quienes hacen el Ofrecimiento de Vida*

1. Nadie de sus familiares caerá en el infierno, aun cuando las apariencias externas lo harían suponer, porque antes de que el alma abandone el cuerpo, recibirán la Gracia del perfecto arrepentimiento.

2. En el mismo día del Ofrecimiento, saldrán del Purgatorio todos los difuntos de su familia.

3. En la hora de su muerte estaré a su lado y llevaré sus almas a la Presencia de Dios sin pasar por el Purgatorio.

4. Sus nombres estarán inscritos en el Corazón de Jesús y en el Corazón Inmaculado de María.

5. Salvarán a muchas almas de la eterna condenación por este Ofrecimiento, unido a los Méritos de Cristo. El mérito de sus

sacrificios beneficiará a las almas hasta el fin del mundo.

_*Si alguien, hija mía, hace una sola vez el ofrecimiento de vida, ¿entiendes, hija mía? una sola vez; en un momento de gracia se encendió en su corazón el fuego de amor heroico, ¡con esto selló toda su vida!. Su vida, aunque no piense conscientemente en ello, es ya propiedad de ambos Sagrados Corazones.*_

La Flecha dorada

La devoción al Santo Rostro de Jesús, lleva consigo la oración de la flecha de oro, dictada por Jesús a sor María de San Pedro, la cual es un acto de alabanza y reparación.

Que el más santo, más sagrado, más adorable, más incomprensible e inefable Nombre de Dios sea por siempre alabado, bendecido, amado, adorado y glorificado, en el Cielo, en la tierra y bajo la tierra, por todas las criaturas de Dios y por el Sagrado Corazón de Nuestro Señor Jesucristo en el Santisimo Sacramento del Altar.
Amén.

ORACIÓN

OH SEÑOR Jesucristo, al presentarnos ante Tu adorable Rostro para pedirte a Ti las gracias que más necesitamos, Te rogamos, por sobre todo, nos concedas la disposición interior para nunca dejar de hacer en ningún momento lo que Tu requieres de nosotros con Tus santos mandamientos y divinas inspiraciones. Amén.

BONDADOSO Jesús, que has dicho «Pide y recibirás, busca y encontrarás, golpea y se abrirá para ti,» concédenos, Oh Señor, esa fe que lo obtiene todo o provéenos de lo que carecemos; concédenos, a través del puro efecto de Tu caridad y por Tu gloria eterna, las gracias que necesitamos y las que buscamos en Tu infinita misericordia.
Amén.

 MISERICORDIOSO con nosotros, Oh mi Dios y no rechaces nuestras oraciones, cuando en medio de nuestras aflicciones, rogamos a Tu Santo Nombre y buscamos con amor y confianza Tu adorable Rostro.  Amén.

OH TODOPODEROSO y Eterno Dios, mira el Rostro de Tu Hijo Jesús.  Te lo presentamos a Ti con confianza, para implorar Tu perdón.  El Defensor Misericordioso abre la boca para pedir por nuestra causa; escucha su llanto, observa sus lágrimas, Oh Dios, y a través de sus infinitos méritos escúchalo a Él cuando intercede por nosotros pobres pecadores miserables.  Amén.

ADORABLE Rostro de mi Jesús, mi único amor, mi luz y mi vida, permíteme conocerte, amarte y servirte sólo a Ti, que yo pueda vivir Contigo, de Ti, a través de Ti y para Ti.  Amén.

ETERNO Padre, a Ti te ofrezco el adorable Rostro de Tu Amado Hijo por el honor y la gloria de Tu Nombre, por la conversión de los pecadores y por la salvación de los moribundos.

OH DIVINO Jesús, a travé de Tu Rostro y Nombre, sálvanos.  ¡Nuestra esperanza está en la virtud de Tu Santo Nombre!

Amén

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.