ENTÉRATE SI ALGUIEN TE HACE FALTA MÁS ALLÁ DE LO NORMAL

Síntomas de la Dependencia Emocional

 Necesitar al otro

 Exigirle al otro que me dé más muestras de que está enamorado de mi, ya que si

no, ya interpreto que “no soy importante para él” “que no me quiere”.

 Deseo de que en todo momento quiera estar conmigo, que me haga sentir constantemente que “soy su prioridad”, aunque a menudo, por la manera de ser del otro, no lo voy a sentir.

 Generar una gran necesidad de Control absoluto del otro ( y ésto lleva a discusiones en la relación)

 Dejar de ser yo, de comportarme de acuerdo con mi personalidad, para gustarle más al otro, para asegurarme de que el otro me siga eligiendo y no me deje. Incluso puedo llegar a hacer cosas que jamás me habria imaginado que iba a hacer (cosas incluso degradantes para mi) con tal de no perderle.

 Sentir un terrible pánico a que el otro me abandone.

 Se van dejando amigos de lado, seres queridos…ya que el mundo gira totalmente en torno a él, nos vamos aislando con el otro. Aunque el otro, a menudo, sigue con su vida de amigos y demás.

 Él se convierte en el centro de nuestra vida, de nuestros pensamientos y de nuestras preocupaciones. Nuestros problemas siempre giran entorno a esa persona.

 La relación nos genera ansiedad, no dormimos bien por las noches, a menudo tenemos ganas de llorar desconsoladamente y sintiendo una gran impotencia por la misma situación.

 Nos damos cuenta que estamos estancados, y aun así seguimos luchando.

 Acostumbran a ser relaciones en las que hay rupturas reiteradas y reiteradas reconciliaciones, siempre volviendo con los mismos propósitos de cambio una y otra vez, una y otra vez…aunque por supuesto, no cambie nada.

 A la persona dependiente, en realidad no le gusta cómo es el otro, ya que le hace sufrir mucho por su manera de ser y comportarse, por su personalidad…pero aun así no quiere dejar de luchar. Su vida se ha convertido en eso, una lucha que nos va marchitando, quitando la ilusión, nos va haciendo invisibles y a veces incluso nos enferma.

 Es probable que la persona dependiente tenga alguien con quién se desahoga explicandole lo que siente, pero se da cuenta que le cuenta una y otra vez la misma história, tantas veces que en algun momento de lucidez toma conciencia de que aquello no funciona, pero se tapan los ojos y vuelven a intentarlo.

 A veces hay maltrato. No se da en el 100% de los casos, pero en muchos de ellos hay implícito un maltrato psicológico que se hace bastante evidente cuando en una terapia se empieza a analizar y profundizar en los detalles de la relación. A veces, incluso puede ser físico.

Debido a este maltrato, que para empezar ya hace que desaparezca el Respeto, la persona dependiente va perdiendo la Autoestima que le quedaba. Si se sentia poco importante y poco capaz, después de que su pareja le diga que no sirve para nada o que dónde va a ir, peor aún.

Cuando ésto sucede aún es más difícil salir, y la ayuda terapéutica se hace bastante imprescindible.

A menudo hablo en femenino porque el porcentaje más alto de persones que lo sufren son mujeres, pero también hay algunos hombres y su vivencia es exactamente la misma.

¿ QUÉ HACER PARA SUPERAR LA DEPENDENCIA EMOCIONAL ?

La buena notícia, en la que de entrada debemos centrarnos, es que la Dependencia Emocional se puede superar.

*Tomar conciencia. El primer paso y en mi opinión, el más importante, es tomar conciencia de nuestra situación. Es el más difícil porque el dependiente se aferra tanto a esa relación que la simple idea de tener que alejarse le produce un pánico desmesurado, una ansiedad aplastante.

Tomar conciencia implica tener que aceptar que aquello no funciona, y que se va a acabar y como comprendereis, cuando hay una adicción no es nada fácil pensar en vivir sin aquello que sentimos que tanto necesitamos.

*Pensar en lo sufrido. Una vez somos concientes de lo que nos pasa y aceptamos nuestra dependencia, tenemos que ir dejando espacio en nuestra mente a la idea de que debemos hacer un cambio y soltar al otro. Para ello, es muy bueno pensar mucho en la dependencia, darnos cuenta de todo cuanto hemos llegado a hacer, cuanto nos hemos arrastrado, degradado, cuanto hemos cambiado a causa de esa necesidad de no perder al otro.

Recuerdo una cliente que me explicaba que él se fué y la dejó porque la situación era insoportable, y ella buscó la casa que él habia alquilado, y como estaba todo cerrado porque era de noche, trepó por la pared hasta llegar a la ventana de la habitación para comprobar que dormía solo. Y me decía, te imaginas que alguien me llega a ver? Por suerte al tomar conciencia uno no da crédito de hasta donde ha sido capaz de llegar.

Otra persona, se tomó una caja entera de ansiolíticos y la tuvieron que llevar al hospital donde la salvaron de milagro después del lavado de estómago.

Por lo tanto, es muy bueno reflexionar sobre toda la trayectoria de esta relación para que seamos honestos y admitamos que realmente, nunca hemos estado bien en ella. Podemos haber tenido buenos momentos, pero en general, una relación que nos produce ansiedad y amargura, no es una buena relación.

*Listado negativo. Otro paso para ir tomando distancia, es hacer una lista de todo aquello que no nos gusta de el otro, eso por lo cual nos irritamos, decidimos romper, y eso que prometemos aceptar o cambiar en cada reconciliación. Esa lista de características que seguro que tienes muy frescas en tu mente. Repásalas y repitete que no van a cambiar. Que esta persona es así y admite que no la aceptas tal y como es. La aceptación es la base del perdón, pero toma su tiempo. Hay que digerir las situaciones de muchos años, probablemente.

Piensa en cómo seria si no tuviera todas esas cosas negativas…¿crees que seguiria siendo él? Y él, ¿querría ser así? Las personas pueden modificar sus conductas pero tiene que haber una fuerte convicción y trabajo interior. Pon mucha atención al siguiente paso.

*Aumentar la Autoestima.También es muy importante, ya sea en ese momento del proceso o una vez pasemos a la acción, hacer un trabajo para reforzar la Autoestima.

Ésta es la manera de comprender lo que nos ha pasado y evitar que nos vuelva a pasar otra vez en el futuro.

* Acción

El siguiente paso es pasar a la acción. Generar un cambio. Soltar. Dejar la relación.

Cuando demos éste paso, que de entrada nos parece totalmente imposible, tendremos que atravesar otro camino tortuoso y duro: aparecerá el Sindrome de Abstinencia. Cuando éste aparezca sentiremos:

-Ansiedad

-Desgarro en el corazón

-Pensamientos obsesivos de él

-Nos odiaremos por haberle dejado

-No comprenderemos por qué lo hemos hecho, nos arrepentiremos

-Empezaremos a recordar todo lo bueno que tenía y olvidaremos el resto

-Ganas de llorar desconsoladamente

-Insomnio

-Aparecerá una necesidad CASI incontrolable de contactar con él

Si cada vez que le “agarre” el síndrome, la persona lo supera, éste empezará a ser menos frecuente hasta que desaparecerá.

Si por el contrario le vence (sobretodo al principio) y vuelve hasta él, aunque en los primeros momentos se siente una paz y una calma (como el que obtiene de nuevo la droga) os aseguro que a los cinco minutos o a los cinco dias, la persona dependiente se va a dar cuenta de por qué se fué ya que volveran exactamente las mismas quejas, discusiones y problemas entre los dos.

Las recaídas son normales, si bien es mejor esforzarnos por evitarlas. Pero lo importante es que volvamos a nuestro eje, que volvamos a salir de allí con más fuerza y ésta vez con más determinación.

Si en éste punto ya hemos empezado el trabajo con la Autoestima, va a ser más fácil evitar volver a entrar en la misma rueda de la relación.

*Es importante una vez damos el paso de salir, contactar con algun amigo importante, de esos que aún siguen allí a pesar de todo, y pedirles si podemos llamarles cuando nos aplaste el síndrome de abstinencia. Así, si podemos hablar con alguien en ese momento tan crítico, la ansiedad se irá desvaneciendo hasta desaparecer.

*Contacto “0”. Debido al Sindrome de Abstinencia, lo más fácil cuando tenemos esa necesidad tan fuerte de la otra persona, es ponernos en contacto con él o ella, ya sea con una llamada, un sms, un correo electrónico o ir directamente a verle.

Si hacemos ésto hay que tener claro que volvemos a activar todos los síntomas de malestar que nos producia la dependencia, todos. Y tenemos que volver a salir otra vez. Ocurre bastante en los procesos de “desenganche” pero hay que intentar sobreponerse y evitarlo. Si no se puede, no pasa nada, lo conseguiremos seguro la próxima vez!

He visto en muchas ocasiones que la persona dependiente dice “ahora somos amigos” “quiero ir a cenar algun dia con él”… si hacemos o decimos ésto, y realmente había dependencia, os aseguro que nos estamos engañando. Es como si una persona que es Alcoholica te dice, “tomo un Vodka los viernes por la noche solamente”. No es posible. Si hay una adicción, hay que hacer desaparecer la persona de nuestra vida, vencer la necesidad de volver a tenerlo con nosotros y romper así con la dependencia.

*Aprender a estar solo

Si justo cuando soltamos la relación de Dependencia empezamos una nueva relación con otra persona, que de entrada nos parece que es justo lo que siempre hemos buscado, lo más probable es que no salga bien.

Y esto es porque aun no se ha hecho el proceso de recuperación, de romper con la adicción. Hasta que no pase cierto tiempo, seguimos siendo dependientes, lo admitamos o no. Si aun así, empezamos una nueva relación, lo más probable es que pase una de estas dos cosas:

– Que empecemos a verle defectos y disgustarnos con esta nueva persona que está a nuestro lado, debido a que aun pensamos en nuestra anterior pareja (con la cual desarrollamos la dependencia)

– Que aparentemente la nueva relación vaya muy bien, hasta que “ahoguemos” al otro al empezar a mostrar nuestros síntomas de dependencia hacia él. O sea, generamos tambien y sin darnos cuenta, una dependencia con esa persona. Repetimos el proceso debido a que no lo habiamos resuelto satisfactoriamente.

Esto va a suceder porque no nos hemos dado el tiempo necesario de desenganche, de recuperación de nuestro YO.

Tenemos que aprender a estar solos y estar bien sin pareja. Sin miedo, sin ansiedad, en calma y sintiendo bienestar con nosotros mismos.

Solo si conseguimos ésto, estaremos preparados para empezar una nueva relación, con la lección bien aprendida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s