Francisco: peregrino que enseña a andar con el corazón (Visita a México 2016)

 

 

(Pensábamos que esta nota habría sido publicada pero para nuestra sorpresa se encontraba en los borradores de la página, más vale tarde que nunca)

Ciudad de México.- En medio de una arrolladora y Carismática agenda en tan sólo tres días, Su Santidad Francisco nos está comunicando con su experiencia como misionero y peregrino que el fruto de buscar la Ley del Señor en el día a día, es encuentro genuino, cercano al corazón del hermano próximo y del no tan próximo, donde en lo más íntimo el Señor se ha hecho un lugar.

Desde su llegada a Ciudad de México, específicamente a la Nunciatura Apostólica, compartía con todos los fieles que por horas le esperaron, la importancia de rezar por quienes no nos quieren, de aprender que la medida del amor está en sentirnos mirados por Dios y por la Morenita.

Se ha esmerado el Papa en hablarnos con mucha franqueza sobre este cruce de miradas que se da cuando Dios se acerca, cuando en ese mirarse mutuo, donde uno puede descubrir la mirada de Dios ‘hacia mí-nosotros’ y donde también desde nuestro interior podemos enfocar nuestra mirada solamente en Dios, se da el proyecto de Dios. Allí descubrimos que Dios nos ha hecho ricos. Decía el Papa Francisco en su discurso en el Pañacio Nacional “México es un gran país. Bendecido con abundantes recursos naturales y una enorme biodiversidad que se extiende a lo largo de todo este vasto territorio. (…) una riqueza cultural no siempre fácil de encontrar y especialmente valorar” sin dejar de reconocer “la sabiduría ancestral que porta su multiculturalidad, constituye un patrimonio rico por valorar, estimular y cuidar”, con una especial riqueza, la principal decía el Papa “México tiene rostro joven”.

A los obispos les confiesa que la especial riqueza de un cristiano es “la debilidad omnipotente del Amor Divino, que es la fuerza irresistible de su dulzura y la promesa irreversible de su Misericordia”.

La bendición que provee la promesa de la Misericordia de Dios a México está en que siendo “Un pueblo con juventud, [puede ser] un pueblo capaz de renovarse, transformarse”. Juventud que viva en Ilusión con responsabilidad, y agrega que “un futuro esperanzador se forja en el presente de hombres y mujeres justos, honestos, capaces de empeñarse en el bien común: cada vez que buscamos el camino del privilegio o beneficio de unos pocos en detrimento del bien de todos, tarde o temprano, la vida en sociedad se vuelve un terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión de las culturas diferentes, la violencia e incluso el tráfico de personas, el secuestro y la muerte, causando sufrimiento y frenando el desarrollo”.

Por ello, en el itinerario de su mensaje en México, Francisco nos propone imitar a María que “sin demoras, sin dudas, sin lentitud” se encamina a construir y reconstruir el Santuario de la Vida, donde nadie puede quedar afuera.

En la tarde del sábado 13 de febrero, al arribar a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en Ciudad de México, Su Santidad Francisco habla a los peregrinos presentes que María al hacerse “presente al pequeño Juanito, de esa manera se sigue haciendo presente a todos nosotros, especialmente a aquellos que como él sentían que no valían nada”.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s