Centenario de Fátima: un glorioso Ave universal a María

Fátima, Portugal (MMI).- Con Solemnidad única Cova de Iría rememoró los cien años de la Visita de la Madre del cielo a Tres humildes Pastorcitos, siendo dos de ellos (los beatos Jacinta y Francisco) los infantes no mártires más jóvenes elevados a los altares, para ser propuestos como modelos de vida cristiana y venerados desde cualquier rincón de la Iglesia universal, una vez inscritos en el catálogo de los santos por decreto del Sumo Pontífice en el rito de la Canonización que se dio el pasado sábado 13 de Mayo.

Inicialmente introdujeron solicitud de credencial para cubrir el Centenario de Fátima, no menos de cuatro mil periodistas, número reducido a 1700, de los cuales en Sala de prensa solo pudieron llegar alrededor de 200, entre los cuales tuvimos la grata de fortuna de ser el único medio de comunicación Católico venezolano. Y al divisar la multitud de fieles peregrinos en toda la explanada del Santuario de Nuestra Señora de Fátima, se pudo apreciar un número significativo de tricolor venezolano, en especial una que estaba justo casi frente al Santo Padre la cual tenía una inscripción: Virgen de Fátima, te pedimos la libertad para Venezuela. Y en verdad es que aunque no había tiempo para contarle al cuerpo de prensa las peripecias que padecidas para poder llegar a cubrir esta visita papal, los peregrinos emigrantes contaban su profunda tristeza por lo que en este justo momento en que lees, sucede en Venezuela.

Tres jefes de estado (Portugal, Paraguay y Santo Tomé y príncipe), 70 diplomáticos, ocho cardenales, 135 obispos y una impresionante e incontable cantidad de peregrinos con profunda devoción y arraigo a la Devoción a Nuestra Señora de Fátima llegaron la tarde del sábado cuando el Papa Francisco vino desde Roma para honrar la maternal Presencia de la Santísima Virgen María con el Santo Rosario y nuevamente confiarle al mundo entero.

Se estima que llegaron millón y medio de peregrinos provenientes de 51 países, en sus pupilas se podía leer perfectamente el intento de cada alma por volar en el tiempo a aquel momento en que apareciera la luz de Nuestra Señora a los pequeños niños que vivían en Aljustrel, a unos pocos metros de donde es actualmente el Santuario de Nuestra Señora del Rosario.

El encendido de un Rosario gigante fue un elemento nuevo en el encendido de las velas que cortejó la solemne y muy sentida procesión de la imagen de Nuestra Señora que contiene incrustada en su corona la bala que impactó en el atentado de 1981 a San Juan Pablo II.

Pero, cuál es la trascendencia del mensaje de Fátima?
Tenemos necesidad de Aprender a Reparar. Tanto ayer como hoy nos invita a “desagraviar a Dios que está muy ofendido” les dice la Virgen a los niños el 13 de octubre 1917.
Es verdad, quien viene a Fátima viene por más que una bendición, quien se acerca a la capilla de las apariciones puede experimentar un especial abrazo materno y una invitación a amar a Dios con todo el ser. Esto mismo fue lo que vivieron interiormente los Pastorcitos, y lo que les dio fuerzas para sobrellevar y ofrecer su enfermedad con alegría y entereza. Ofreciendo todo por amor a Dios, reparando los muchos agravios que constantemente se cometen contra el Santísimo Sacramento y el Inmaculado Corazón de María .

Las apariciones de Fátima sucedieron ya hace un siglo desde cuando Nuestra Señora apareció por primera vez, hay quienes piensan que Fátima caducó y por tal razón no se ha hecho caso a los pedidos de la Santísima Virgen. Pero el hecho es que este Mensaje, como afirmó San Juan Pablo II “es más relevante y más urgente hoy, que cuando Nuestra Señora apareció por primera vez en aquel lugar”.

El mundo de hoy lleno de conflictos no dista del panorama de hace un siglo con la Primera Guerra Mundial. A principios del siglo XX, el Papa Benedicto XV pidió a la Virgen Santísima que le mostrase el camino para salir de la Primera Guerra Mundial. Como buen diplomático intentó todo lo que sabía para traer la paz al mundo en su tiempo. Hasta reconoció que era imposible; que sólo los esfuerzos humanos no bastaban, y que él necesitaba de la ayuda del Cielo para obtenerla.

Y la generosidad de la Madre no perdió el tiempo en hacerse presente, fue el 13 de mayo de 1917 cuando la Virgen Santísima apareció. Era un día de sol, era Domingo, y ellos vieron un relámpago. Era un día sin nubes, pero pensaron que este relámpago anunciaba una tormenta que se aproximaba. Comenzaron a juntar las ovejas, para protegerlas de la tormenta. Entonces vieron un segundo relámpago, y poco después vieron Nuestra Señora de pie en una nube, encima de una encina. Nuestra Señora les dijo: “No tengáis miedo. No os voy a hacer daño”.

Ceguera y sordera ante la realidad actual porque no se reza El Santo Rosario
Los pastorcitos se aproximaron, y Lucía dijo a Nuestra Señora: “Francisco no La ve”. Y Ella dijo: “Dile a Francisco que rece el Rosario”. Él tomó el Rosario del bolso y comenzó a rezarlo, y entonces, también él pudo ver Nuestra Señora. Francisco nunca La oía, pero podía verla. Lucía preguntó: “De donde es Usted”? Y la Señora respondió: “Soy del Cielo. Después os diré Quien soy”. Entonces Lucía preguntó: “Y yo, ¿también voy al Cielo? “Sí, irás”. “Y, Jacinta”? “También”. ¿“Y Francisco”? Después de un breve silencio, la Señora contestó: “También; pero tiene que rezar muchos Rosarios”.

Nuestra Señora, que había estado de manos juntas, abrió entonces las manos. Venía una luz de la palma de Sus manos y cayó en los corazones de los tres pastorcitos. A esta luz, ellos se vieron a sí mismos en la presencia de Dios y les fue dada una muestra del Cielo. A esa luz, Francisco, aunque no pudiese oír, comprendió muy profundamente que Dios estaba muy triste, que Dios se entristecía debido a los pecados de la Humanidad. Francisco, de este momento en adelante, quería consolar a Dios. El quería hacer reparación a Dios por los pecados de los hombres. Uno de los grandes Mensajes de Fátima es la necesidad de reparación, y hacer reparación a Dios ante tanta barbarie del Hombre.

Ante esta gran verdad, el Papa San Juan Pablo II dijo, cuando vino a Fátima hizo hincapié sobre lo que ha sido la respuesta de la humanidad al pedido de la Madre de Dios:
“El mundo ha caminado en la dirección opuesta a la que es indicada por el Mensaje de Fátima”.

También el Mensaje de Fátima habla de la adhesión al Santo Padre
Santa Jacinta por su parte, le dolía lo que viviría aquel obispo de blanco que vio en aquella visión del tercer secreto. Y cada Santo Padre ha tenido su especial deferencia con Fátima y mensaje. Benedicto XVI en 2010 hizo un especial exhorto “Que el mensaje de Fátima sea comprendido y vivido en todas las comunidades cristianas”.

El Mensaje de Fátima es una invitación a cambiar, volver a Dios, lo cual se traduce en que Fátima es una motivación a aprender a vivir, y si hablamos de vivir no podemos dejar de hablar de aprender a amar. Jacinta, Francisco y Lucía vivieron de amor a Dios y de procurar vivir este mismo amor velando por hacer y vivir diariamente una Obra de Misericordia.

La simplicidad del mensaje de Fátima se opone al monstruo del dragón rojo, el cual desde que existe la Iglesia se ha opuesto en sus distintos camuflajes, sin dejar de perseguir, oprimir y asesinar a los cristianos. Pero solo hablando del siglo XIX y XX, surge el marxismo durante dos siglos y ahora muta en la ideología de género. Es importante resaltar que en los ámbitos económico, Político y sociocultural ha tenido su impacto, y de fondo se encuentra la maquinaria de odio más atroz.

Qué pide Nuestra Señora en Fátima para contrarrestar este odio del enemigo al ser humano, a la familia y a la vida?
Como lo había prometido en 1917, la Santísima Virgen fue a revelarle a Sor Lucía la primera parte del plan de Dios para la salvación de los pecadores en nuestro tiempo de rebelión contra Dios: la Comunión reparadora de los Primeros Sábados de mes.

Lucía, refiriéndose a ella misma, describe el encuentro en tercera persona:
El día 10 de diciembre de 1925, se le apareció la Santísima Virgen y al lado, suspenso en una nube luminosa, un Niño. La Santísima Virgen, poniéndole una mano en el hombro, le mostró al mismo tiempo un Corazón que tenía en la otra mano, cercado de espinas. Al mismo tiempo le dijo el Niño:
‘Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre que está cubierto de espinas que los hombres ingratos continuamente le clavan, sin haber quien haga un acto de reparación para arrancárselas.’

Enseguida dijo la Santísima Virgen:
‘Mira, hija mía, mi Corazón, cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan continuamente con blasfemias e ingratitudes. Tu, al menos, procura consolarme y di que todos aquellos que durante cinco meses, en el Primer sábado se confiesen, reciban la Santa Comunión, recen la tercera parte del Rosario y me hagan 15 minutos de compañía, meditando en los 15 misterios del Rosario, con el fin de desagraviarme, yo prometo asistirles en la hora de la muerte con todas las gracias necesarias para la salvación de sus almas.’

Respondiendo a los requerimientos de Nuestra Señora: Conversión (coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos), Santo Rosario y la Comunión reparadora de los Cinco primeros sábados de mes, abriremos paso a sus palabras “Al final, mi Corazón Inmaculado triunfará”.

 

José Ignacio Ramón

María Madre de la Iglesia en cobertura especial desde Fátima
mariamadreiglesia@yahoo.com
WhatsApp +1-262-3742576

Imágenes: José Andrés Díaz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s