Cuando tratamos sin miedo

imageIntrospección periodística: de la JMJ Krakow al Jubileo de la Misericordia en América

Hace un mes Su Santidad Francisco se valió del pasaje donde Jesús invita a Zaqueo a bajar del árbol para disertar sobre los efectos de la parálisis interior. El pobre recaudador de impuestos muerto del miedo, pero ansioso por conocer al Maestro, conoce la faceta del hombre-Dios al que no se le puede escapar de su cautivante mirada, que le invita a la confianza, a vencer su propio muro de miedo.

A un mes después de la JMJ en Cracovia, el Santo Padre da una clave que en línea del mensaje a los jóvenes, continúa la rica hilación del mensaje de Misericordia de Dios al hombre hoy, empleando el trato de Jesús a San Pablo, el asesino que llegó a ser apóstol, al cual lo hizo emigrar del miedo a la “esperanza de transformación”, es un término que usa el Pontífice en la inauguración del Jubileo Continental de la Misericordia, celebrado en la capital colombiana, Bogotá.

Esperanza de transformación, aunque las condiciones de conversión no parezcan ser las mejores. En ocasiones, se puede encontrar a personas que suelen mostrarse como un completo fracaso. Señala Francisco que Podemos cometer una o muchas acciones basadas en el miedo: ‘te lo dije, así no es, fracasaste’, que no generan confianza, aprendizaje y nuevas oportunidades.

El trato de Misericordia pone atención a la persona, y así ésta siente la invitación a reconstruir, a rectificar, a la creatividad en su cotidianidad, lo mejor es que esto abre camino a la auténtica libertad.

El Papa Francisco decía hace un mes en Polonia a los jóvenes: en este camino [de conversión] “la murmuración” puede representar un obstáculo en el camino de acercamiento a Jesús. Hoy a los Obispos de América advierte que los creyentes, en ocasiones, asumen actitudes de hijo mayor de la parábola del hijo pródigo. Se puede perder la sensibilidad propia de un hijo de Dios cuando deliberadamente se señala, e incluso hasta acusar, la liberalidad del Padre Misericordioso con el pródigo que llega por llamarlo “hijo”, porque lo trata sin miedo.

Venezuela vive el más feroz panorama que acecha la poca paz que quedaba, por el terror que producen tantas muertes y tantas políticas comunistas de Maduro, las cuales disfrazan de un socialismo solidario, que no tiene nada de filantrópico sino que provoca ruina y mendicidad. Nos consolamos con las palabras dirigidas por Su Santidad Pío XII a los fieles de China también afectados por el comunismo:

“Sean constantes entonces en poner su confianza en Él según su palabra: “Entréguenle toda su ansiedad, porque Él cuida de ti.” 1 Pedro 5,7

“Dios ve claramente su angustia y sus tormentos. Él particularmente encuentra aceptable el dolor de su alma y las muchas lágrimas de todos ustedes, obispos y sacerdotes, religiosos y laicos, buscando echar adelante en secreto […]. Estas lágrimas, estos dolores corporales y torturas, la sangre de los mártires del pasado y de hoy – todo [ayudará] a recobrar su fuerza y un feliz tiempo de paz brillará para ustedes”

(Extracto de la Carta Encíclica, “Ad Apostolorum Principis”, n.55-56, a los fieles de China en paz y comunión con la Sede Apostólica).

José Ignacio Ramón

Director-Editor

María Madre de la Iglesia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s