Vélez: ¿Cómo ser misioneros sin antes haber conocido a Jesús?

Maracaibo.- Siguiendo el ciclo de ponencias y conferencias en torno al CAM4, los casi 3 mil misioneros peregrinos tuvieron la oportunidad de escuchar, en un ambiente con olor a universidad, la exposición de Olga Consuelo Vélez, laica colombiana, quien expuso la IV Conferencia del Congreso “Hacia una Iglesia Americana en permanente estado de misión”.

 

Entresacando algunas frases focales de su ponencia, Vélez interpela a la audiencia “¿Cómo ser misioneros sin antes haber conocido a Jesús?” y tras esta cuestión agrega “Pero ¿cómo conocerlo sin realizar la misión?” para plantear la gravedad de obviar tales interrogantes expresando que “En estas preguntas se juega la identidad de la Iglesia que a la vez es misionera por el envío que ha recibido pero al mismo tiempo se nutre y fundamenta en el contenido de ese envío”.

 

Enseguida, la expositora insta con mucho énfasis que “La Iglesia no existe para ella misma sino en función de la misión: anunciar el Reinado de Dios”. Y haciendo juego de palabras aclara la frase manifestando “No es que la iglesia ‘tenga’ una misión sino que la Iglesia ‘es’ misión”.

 

Como toda edificación u organización de un cuerpo de trabajo, se hace necesaria una base o raíces que sustenten tal función y dinamismo, Consuelo Vélez asegura desde su vivencia “es en la persona de Jesús, el anuncio del Reino y la comunidad de discípulos que constituyó en torno suyo (Mc 6,7-13) donde se encuentran las raíces fundamentales del ser mismo de la Iglesia”.

 

A continuación se ofrece un párrafo que merece ser leído y meditado, si se quiere ahondar en la funcionalidad de este ‘Reino de Dios’ del que tanto se habla en el 4to Congreso Americano Misionero, que aún permanece en las aguas de la duda y confusión en gran parte de los participantes que vienen conociendo nueva terminología y paradigmas del pensamiento en el ámbito de la Misionología:

 

“El Reino de Dios anunciado por Jesús es, por tanto, dinamismo transformador de todas las realidades, inclinándose decididamente por los más pobres, porque son ellos los destinatarios privilegiados del Reino, a los que el rostro misericordioso del Dios revelado por Jesús, se entrega sin límites, ni medida. La “misericordia” de Dios supone ese “sentir desde las entrañas con el otro” (Lc 10, 30-37) y restituirle no sólo sus derechos sino su dignidad a todos los caídos en el camino.

(…) La conversión pastoral no se hará sin esa opción decidida de buscar nuevos métodos, nuevos contenidos, nuevas praxis que traigan frescura y novedad, creatividad e innovación. Pero acaso esto supone ¿abandonar lo antiguo y quedarnos sólo con lo nuevo? Hemos de afirmar que la novedad ha de hacerse en el horizonte de la continuidad con la más genuina tradición eclesial: la de los orígenes, la de Jesús de Nazaret, la de los primeros cristianos. Por tanto, la novedad no significa ruptura sino “volver a los orígenes” de donde surge la fuente de la verdadera vida.

(…) ¿Estamos dispuestos a confrontarnos con los orígenes sin miedo a que nos desinstalen y nos quiten las seguridades construidas a través de tantos siglos? ¿Seremos capaces de quedarnos a la intemperie, apoyados solamente en la experiencia original de los primeros cristianos?

(…) El Testimonio es fundamental en una iglesia en “permanente estado de misión”. Una iglesia así no es la que se dispone a realizar una tarea en momentos puntuales sino la que vive continuamente la misión que anuncia”.Imagen

 

José Ignacio Ramón

María Madre de la Iglesia

Milicia de la Inmaculada

Venezuela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s