¿Cómo hubiese sido el encuentro entre Nietzsche y Teresa de Lisieux?

¿Cómo hubiese sido el encuentro entre Nietzsche y Teresa de Lisieux?

Me gusta imaginar un encuentro entre Teresita y Nietzsche, o en el pobre monasterio carmelita de Lisieux o en el triste hospital psiquiátrico de Weimar. Creo que se habrían entendido. Teresa habría dicho a Nietzsche: “Sí, yo también quiero ser fiel a la tierra, y quiero pasar mi cielo haciendo bien en la tierra”. Y le habría dicho: “No, yo tampoco puedo creer en ese Dios”. Y habría añadido: “Y sin embargo… sin embargo, soy amada, y confío, y amo. Sí, amo. No puedo hacer otra cosa que amar. Yo soy tan pequeña… ¡El Misterio es tan grande!”. Y creo que Nietzsche habría sentido como una profunda corriente de luz y de calor recorriéndole y consolándole por dentro, y se habría conmovido al leer las palabras que la pequeña Teresa escribió poco antes de morir: “Si supiesen en qué tinieblas estoy sumergida. No creo en la vida eterna. Me parece como si después de esta mortal no hubiese ya nada. Todo ha desaparecido para mí. Sólo me queda el amor”. Creo que Nietzsche habría querido abrazar a la pequeña Teresa y habría sentido un poco de aquella ternura que tanto necesitó. Quizá fue lo único que le faltó para convertirse de ateo en místico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s