Pelagianismo: corriente que amenaza al Cristianismo hoy

Enseñanza ligada al movimiento de los ascetas del siglo V.  Su fundador fue Pelagio y su
doctrina enseñaba que el pecado de Adán no estorbaba al hombre para cumplir la voluntad
de Dios.  Negaba el “pecado original” así como la culpa que se derivaron el ese pecado.  
Negaba que Adán transmitiera a la humanidad ningún legado de culpa o contaminación.

El Pelagianismo como movimiento no fue uniforme teniendo creencias diversas en distintos
lugares.  El término Pelagianista fue usado después para acusar a alguien de hereje,
especialmente contra quien negara la Gracia de Dios, la fe en Dios y la regeneración
espiritual por medio de la fe en Cristo.  

Pelagio fue un laico cristiano que llegó a Roma proveniente de Britania alrededor del año
400 d.C.  Escribió varios tratados, incluyendo uno sobre la “Fe en la Trinidad” y un
comentario sobre las epístolas paulinas.  Pelagio basó sus trabajos en las obras de
Orígenes, Ambrosiastro y Agustín.  Pelagio se opuso fervientemente al Maniqueísmo.

Pelagio también escribió sobre la “Justificación lograda solamente por medio de la Fe”.  
Pelagio atacó el fatalismo y el desmayo de las “Confesiones de Agustín”, según Pelagio
decía “la iglesia debía ser una comunidad que promueva y vele celosamente por la
perfección cristiano
“.  

En el año 410, el avance de los Godos sobre Roma dispersó a los seguidores de Pelagio y a
Pelagio mismo que emigraron a Sicilia, a Palestina y al norte de África.  En Cartago, en el
año 411, Celestius fue el primer pelagianista en ser duramente censurado.   En el año 415,
el mismo Pelagio desde Palestina publicó su desacuerdo con las opiniones de Celestius,
quien al parecer de forma descuidada había desafiado a la iglesia católica.  

La condena contra Pelagio y contra Celstius fue encabezada por la iglesia de África que
defendía las enseñanzas de Agustín de Hipona.  En el año 418, el Concilio de Cartago
condenó varias enseñanzas del Pelagiasnismo, especialmente las que tienen que ver con la
negación del pecado original, la oposición a que se bautizaran recién nacidos, la creencia de
que la Gracia de Dios solamente nos ayuda a hacer más rápido lo que podemos hacer sin
ella.  La iglesia africana mantuvo la presión para que Pelagio y sus enseñanzas fueran
condenados, hasta que el papa Zósimo los condenó en ese mismo año 418.  En el año 431,
el Tercer Concilio Ecuménico conocido como el Concilio de Éfeso condenó a todo aquel que
siguiera las enseñanzas de Celestius.

Un grupo de obispos provenientes del sur de Italia, encabezados por Julián de Eclanum
rechazaron la condena decretada por el papa Zósimo.  Julián se convirtió en el nuevo
defensor de la doctrina del Pelagianismo.  Esta posición enfrentó a las enseñanzas del
Pelagianismo y a Julián contra Agustín, esta controversia prevaleció hasta la muerte de
Agustín en el año 430.  A Julián se le atribuyen diversos tratados sobre los libros de Job,
Oseas, Joel y Amós.  Julián atribuía los puntos de vista de Agustín a un arraigado
maniqueísmo de este último.  

Como resultado de la controversia provocada por el Pelagianismo, la iglesia católica revisó y
clarificó sus dogmas de fe.  En suma, el Pelagianismo presenta puntos de vista provocativos,
pero no se apega a las escrituras.  Es necesario darnos cuenta aunque en la disputa entre
Pelagio y Agustín, el primero tuvo la peor parte, eso no significa que Agustín estuviera
totalmente en lo correcto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s